Blog Section

Cistitis




Puede decirse que la cistitis o infección de la vejiga es una verdadera plaga que sufre alrededor de la mitad de las mujeres en algún momento de sus vidas: la cistitis o infección de la vejiga. Los hombres pueden padecerla también, pero es poco frecuente. Las infecciones de la vejiga se conocen con el nombre dc infecciones de las vías urinarias inferiores. Se las considera una enfermedad característica de las mujeres y son muy comunes. Alrededor del 50 % de las mujeres tienen al menos una cistitis a largo de sus vidas, mientras que alrededor de otro 20 % presenta múltiples infecciones. Algunas mujeres padecen una o dos infecciones al año.

Las infecciones urinarias están causadas por una bacteria denominada Escherichia coli, que se instala en la vagina y luego desciende hacia la uretra. La Escherichia coli se halla normalmente presente en todas las mujeres. Aquellas que padecen infecciones en las vias urinarias no presentan diferencias anatómicas con respecto a las que no sufren dichas infecciones; pero por razones aún desconocidas, algunas mujeres son más susceptiblcs a las infecciones.

Las infecciones de la vejiga son, en verdade, infecciones dc la propia orina. Las bacterias irritan las paredes de la vejiga, lo que produce un dolor quemante, o urente, al orinar.

A continuación se repasan un serie de consejos de reconocida utilidad y avalados por los expertos.

HIGIENE Y PREVENCIÓN

Una buena higiene significa usar ropa interior de algodón, evitar las mallas o pantalones ajustados y, lo más importante, mantenerse limpia. La falta de higiene implica que no se eliminan las bacterias de la región perineal (entre la vagina y el recto), con el consiguiente riesgo de infección o reinfección.
Igualmente, el lavado excesivo es tan perjudicial como la falta de higiene. Ducharse con mucha frecuencia puede introducir bacterias dentro de la vagina y eliminar aquellas no infecciosas que son habituales y beneficiosas, las cuales son inmediatamente sustituidas por la Escherichia coli. La uretra puede irritarse y provocar ardor como en una cistitis. Los jabones antibacterianos fuertes pueden tener los mismos problemas: cambiar la flora vaginal y favorecer la aparición dc infecciones.

HACIA ATRÁS

Limpiarse de adelante hacia atrás ayuda a prevenir la recurrencia de la infección. En cambio, hacerla en la dirección contraria es una de las causas más comunes de infccción y la manera más segura de que se repita.

VISITA AL MÉDICO

La mayoría de las mujeres que padecen una infección urinaria mejoran al ingerir el primer o segundo comprimido antibiótico. Una proporción menor puede sufrir problemas más graves debido a una complicación renal. Si se padece una infección urinaria acompañada de algunos de estos sintomas se debe acudir a la consulta de un especialista:

  • Sangre en la orina.
  • Dolor en la parte inferior de la espalda o el flanco.
  • Fiebre.
  • Náuseas o vómitos.

Los síntomas asociados a una infección urinaria pueden ser similares a los de otros enfermidades, como el cáncer (especialmente si hay songre en la orina). Por eso es imprescindible el apoyo profesional.

Esta dirección de adelunte hacia atrás permite eliminar las bacterias y evita que éstas pasen de la vagina a la uretra.

HIGIENE Y RELACIONES SEXUALES

Acudir al lavabo antes de tener relaciones sexuales ayuda a eliminar las bactérias que pueden estar presentes en la vagina.

Asimismo, también es conveniente visitarlo después de haber tenido relaciones sexuales, ya que el pene del hombre puede empujar las bacterias presentes en el orificio de la uretra y Ilevarlas hacia la vejiga.

Si se lava adecuada y profundamente, eliminará las bacterias.

DIAFRAGMAS Y OTROS DISPOSITIVOS

Se ha demostrado que los diafragmas conlribuyen a la aparición de infecciones vaginales persistentes. Se han postulado dos mecanismos: por una parte, las bacterias colonizan el propio diafragma, que es introducido profundamente en la vagina, y, por otra, el diafragma interfiere en el vaciado de la vejiga e impide eliminar las bacterias.

Si usted utiliza el diafragma, es conveniente que consulte a su ginccólogo para cambiar de anticonceptivo.

COMPRESAS Y TAMPONES

Nadie sabe con certeza por que algunas mujeres parecen ser más susceptibles a sufrir reinfeciones, pero las manipulaciones vaginales (relaciones sexuales, colocación del diafragma o de un tampón) siempre parecen preceder al problema.

Las mujeres que sufren infecciones crónicas deberían abandonar los tampones durante la menstruación y reemplazarlos por compresas.

BEBER MUCHO

Beber mucho líquido, este es, quizá, el consejo más importante, por dos razones: el bienestar y la salud.
Hay quien cree que bebiendo menos cantidad de líquido disminuirá la necesidad de ir al lavabo y, por consiguiente, el ardor al orinar. Es un error importante, es exactamente lo que no se debe hacer, porque cuanto más tiempo permanece la orina en la vejiga mayor es el número de bacterias que esta alberga. La bactéria Escherichia  coli duplica su población cada 20 minutos y, cuantas más bacterias más dolor.

Por consiguiente, bébase mucho líquido para combatir el ardor, orinando copiosamente y eliminando así las bacterias que causan la infección. Si la orina es clara significa que se está bebiendo lo necesario. Si, en cambio, su color es oscuro, se debe incrementar la ingestión de líquidos.

EL BAÑO CALIENTE

Algunas mujeres aseguran que un baño caliente les produce un gran alivio, puesto que ayuda a disminuir la inflamación.

EL PAPEL DE LOS ANTIINFLAMATORIOS

Antiinflamatorios como la aspirina o el ibuprofeno ayudan a calmar el dolor y disminuyen la inflamación de la vejiga, reduciendo, por consiguiente, la intensidad del ardor.

UTILIDAD DE LA VITAMINA C

Si se ingieren unos 1.000 mg de vitamina C durante el día, se acidificará la orina e impedirá el crecimiento de las bacterias. Los médicos opinan que la vitamina e es muy recomendahle para las personas que padecen infecciones frecuentes. Por lo tanto, se debe informar al médico que se está ingiriendo vitamina C y su cantidad.

La vitamina C no es tóxica, pero 1.000 mg se consideran una dosis elevada, por lo que se aconseja contar con la aprobación del médico.

HABLA EL ESPECIALISTA

La cistitis es la inflamación de la vejiga urinaria, con o sin infección.

Los síntomas más frecuentes son: Polaquiuria (aumento de la frecuencia de micciones), disuria (dolor o escozor en la micción), y presencia de turbidez de la orina acompañada o no de piuria (aumento de los leucocitos en la orina) o hematúria (presencia de hematíes en lo orina).

La causa más frecuente de cistitis es la infección por bacterias, destacando la Escherichia Coli. Para que un germen produzca cistitis debe colonizar la orina de la vejiga y, posteriormente producir inflamación en la mucosa vesicol. A esta forma se le denomina cistitis bacteriana aguda y afecta a todos las edades.

Otras formas de cistitis son lo cistitis tuberculosa, la cistitis química, la cistitis glandular o la cistitis intersticial.