Blog Section

Diabetes

Diabetes - Diabetes


Quien padece diabetes sabe que está bajo el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, una enfermedad renal, arterosclerosis, lesiones nerviosas, infecciones, ceguera y cicatrización lenta de las heridas.
Cada persona reacciona frente a la diabetes de forma distinta, lo cual significa que debe estar permanentemente bajo el cuidado y el control médicos.

El objetivo de cada diabético es mantener el nivel de glucosa (azúcar) y de grasa en la sangre lo más cerca posible de los valores normales. La salud de los diabéticos se basa en tres pilares fundamentales: la dieta, el control de peso y el ejercicio. Seguir estrictamente la dieta prescrita por el médico es la clave, como se puede comprobar a continuación.

UNA DIETA SALUDABLE

La American Diabetes Association (ADA) de Estados Unidos estableció las guías de nutrición en 1986. A pesar de que el conocimiento sobre los requerimientos dietéticos se halla en constante evolución, dichas guías se fundamentan en un principio básico: la dieta de cada persona debe adecuarse para satisfacer sus nccesidades individuales y su estilo de vida. La dieta propuesta por la ADA incluye lo siguiente:

— Hidratos de carbono. Para los enfermos con diabetes de tipo 1 (no insulinodependiente) la ADA sugiere que hasta el 50-60 % de las calorias de la dieta sean aportadas por hidratos de carbono, simples (azúcar) o complejos (féculas) como las féculas.

— Proteínas. Se debe ser prudente con su consumo, y deben constituir el 12-20 % de las calorias totales dc la dieta.

— Grasas, cuidado. Los diabéticos deben eliminar prácticamente las graxas de su dieta. Las calorias provenientes de las grasas no deben ser más del 3 % de todas sus calorías.

— Alimentos con fibra. Las fibras naturales son especialmente benefictosas para los diabéticos.
Excelentes fuentes de fibra son la avena, la cebada, las legumbres, los vegetales y las frutas son las mejores fuentes de fibra asi como de nutrientes. Entre otros efectos benéficos de estos productos reducen el nivel de colesterol y mantienen la insulina a un nivel estable al provocar una absorción más lenta de azúcar de los alimentos.

— El azúcar. La ADA indica que se puede consumir una cantidad moderada de azúcar refinado si la diabetes se halla bajo control y no existe exceso de peso. Sin embargo, es recomendable adoptar en la dieta edulcorantes bajos en calorías, como la sacarina.

COMIDA: MUCHOS POÇOS

Los diabéticos toleran mejor las raciones pequeñas de alimentos, puesto que requieren menos cantidad de insulina para manejar el aporte de glucosa de cada una de ellas. Cuanta menos glucosa, menos
insulina y mayor estabilidad en los niveles de azúcar en sangre. En algunos de los programas para diabéticos, se establecen tres pequenas comidas más dos refrigerios entre ellas.

PRUDENCIA CON EL ALCOHOL

El alcohol es rico en calorias por gramo y se metaboliza como grasa. Cuando menos se debe ser muy prudente en su ingestión, y lo ideal es mantener su consumo en níveles mínimos.

ATENCIÓN AL ACEITE DE PESCADO

Se ha demostrado que si se consume mucho aceite de pescado, los niveles de azúcar en la sangre aumentan. Esto ocurre debido a que este aceite es muy rico en calorías. Sin embargo, comer pescado rico en proteínas puede no ser perjudicial.

EL EXCESO DE PESO

La reducción de peso constituye la principal prioridad para las personas que padecen diabetes. Ocho de cada diez diabéticos de tipo 1 tienen sobrepeso. La obesidad puede inhibir los receptores de insulina, provocando que el azúcar se quede en la sangre. No se debe dejar de comer para perder peso, es mejor mantener una disciplina en el régimen de comidas.

GUERRA AL SEDENTARISMO

El ejercicio vigoriza el ritmo cardíaco, ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre e incrementa la circulación en las extremidades. También reduce el nivel de colesterol y de triglicéridos y, al mismo tiempo, elevar el nivel de las lipoproteínas de alta densidad (el colesterol “bueno” que protege de un ataque cardíaco). También ayuda a controlar el peso, incrementa la resistencia, favorece el sueño profundo y ayuda a expresar las emociones.

HIPOGLUCEMIA, HIPERGLUCEMIA, HERIDAS

La hipoglucemia ocurre cuando el nivel de glucosa en la sangre baja demasiado. Si los síntomas indícan que la hipoglucemia es leve (piel húmeda y fría, sensación de agitación en el pecho, hambre) se puede intentar el autotratamiento. Por el contrario, si los síntomas son graves, con dolores de cabeza, confusión, comportamiento agresivo o pérdida de la conciencia, se debe acudir inmediatamente al servicio de urgencias de un hospital para recibir una dosis de glucosa intravenosa.

La hiperglucemia ocurre cuando el nivel de glucosa en la sangre aumenta demasiado. Los síntomas más leves son el aumento de excreción urinaria, el exceso de apetito o de sed, visión borrosa y mareos. Los síntomas graves de hiperglucemia incluyen perdida del apetito, retortijones, gástricos, náuseas, vómitos, deshidratación, fatiga, respiración rápida y profunda y coma.

Las heridas y ampollas, especialmente en los pies y las piernas, se infectan con mucha rapidez en los diabéticos.

EJERCICIO SÍ, PERO MODERADO

Los diabéticos deben hacer ejercicio regularmente, pero, eso sí, con moderación. Los más indicados son andar, correr, nadar o andar. En ningún caso deben realizarse actividades que impliquen un ritmo violento o una exigencia excessiva, como levantar, empujar o lanzar objetos pesados. Estos ejercicios aumentan el nivel de azúcar en la sangre y la presión arterial.

EJERCICIO BAJO CONTROL MÉDICO

Siempre es necesario la validación del médico para tomar cualquier iniciativa con respecto a la diabetes.

Por ejemplo, si esta no está bajo control o presenta complicaciones, el ejercicio puede empeorar la situación. Si, además, se tiene hipertensión, la revisión médica es obligada.

ANTE TODO, CONTROL CONSTANTE

Las pruebas disponibles para controlar la glucemia que no necesitan prescripción médica son caras pero (sobre todo si se efectúan 4 veces por dia) convenientes.

Las pruebas urinarias en los diabéticos de tipo 1 son poco exactas, puesto que es posible tener una glucemia bastante elevada antes de que el azúcar llegue hasta la orina, especialmente en las personas de edad avanzada.

Las pruebas sanguíneas pueden indicarle una hiperglucemia (alto nivel de azúcar) cuando aún no presenta síntomas. Si su diabetes es leve o está controlada, no es necesario un control sanguíneo 4 veces por día. Sin embargo, usted ha de saber con qué frecuencia debe efectuar dicho control.

PRUDENCIA CON LA AUTOMEDICACIÓN

Algunos fármacos de venta sin receta contienen azúcar y otros ingredientes que pueden alterar los niveles de azúcar en la sangre.

Se recomienda tener cuidado con ellos. Hay que verificar siempre los prospectos de los medicamentos en busca de alguna referencia sobre los diabéticos y consultar con el farmacêutico.

EL CUIDADO DE LOS PIES

— El principal problema que tienen los diabéticos, además de la falta de insulina, reside en los pies, que padecen especialmente la lesión nerviosa causada por la diabetes y son más sensibles a las infecciones. Los principales cuidados son bajar peso, cuidar su higiene, evitar andor descalzo, utilizar un calzodo cómodo y mantenerlos calientes en días frios.