Blog Section

Dolor de dientes




El dolor de dientes es especialmente molesto. Duele al reírse, al hacer una mueca, al comer o beber, al abrir o cerrar la boca y al mover la cabeza en cualquier dirección. Algunas veces duele incluso cuando respira, porque el aire frio irrumpe en su boca sobre los sensibles dientes. Realmente es uno de los dolores más molestos y perseverantes. El dolor dentário puede ser síntoma de muchas afecciones. La pulpa de un diente o la encía circundante a un canino pueden estar infectadas.

Un molar puede presentar una caries o un diente bicúspide puede estar roto debido a un golpe en la boca, o incluso, el dolor puede estar causado por una inflamación debida a un trozo de comida atrapado entre dos dientes.

Sólo su odontólogo podrá determinar el origen del dolor.
Existen algunos remedios para aliviarlo.

ENJUAGUE SUS DIENTES

Enjuáguese vigorosamente la boca con agua (a temperatura corporal). Si este está causado por un resto de comida atrapado entre sus dientes, con un enjuague completo podrá liberarlo.

USE LA SEDA DENTARIA SUAVEMENTE

Intente sacarse las cáscaras de las palomitas de maíz o los pequeñitos trozos de comida entre los dientes con la seda dental. Pero sea cuidadoso, ya que es probable que sienta molestias en sus encías.

ATENUAR EL DOLOR CON ALCOHOL

Tome unos sorbos de whisky o ginebra y manténgalos sobre el diente. Las encías absorberán parte del alcohol, y ello aliviará el dolor. Escupa el resto.

ENJUAGUES CON AGUA SALADA

Después de cada comida y antes de acostarse, disuelva 1 cucharadita de sal en 250 ml de agua en un vaso.

Mantenga cada trago en la boca durante unos minutos haciendo gárgaras y luego escúpalo.

PRUEBE EL MASAJE MANUAL

Este procedimiento puede reducir en un 50 % el dolor de dientes. Frote un cubito de hielo en la zona en forma de V situada entre los dedos pulgar e índice. Suavemente presione el hielo sobre el área durante 5-7 minutos.

Algunas investigaciones han demostrado que los masajes con hielo han calmado el dolor dentário en el 60-90 % de los casos. La explicación estriba en que el masaje envía impulsos nerviosos a través de los mismos nervios que transmiten el dolor dentario. Esta nueva sensación camuflará un poco el dolor dental.

NO MUERDA

Si el dolor es debido a un golpe trate de no masticar con esa parte de la boca. Si no existe daño, el reposo dentario permitirá que recupere su vitalidad.

UTILICE EL HIELO

Trate el problema como si fuera un cardenal. Aplique hielo directamente sobre el diente que le duele
o en la mejilla cada 15 minutos, al menos 3 o 4 veces por día.

TRÁGUESE LA ASPIRINA

No haga caso de la creencia popular de que la aspirina debe colocarse directamente sobre el diente dolorido, esto podría causar una quemadura en la encía. Para calmar su dolor puede tomar una aspirina cada 4-6 horas, según sea necesario.

EVITE EL CALOR

Aunque le parezca que el calor alivia su dolor, debe evitarlo, puesto que si se trata de una infección, puede empeorarla.

NO ABUSEMOS DEL ESMALTE

Si usted no puede siquiera tocarse el diente, esto es dolor. Pero si lo reacción sólo ocurre ante el frío o el color, entonces es un problema de sensibilidad.

Son numerosas las personas que tienen la dentina “hipersensible”. Esto ocurre cuando la dentina, que está situada por debajo del esmalte, queda expuesta al exterior, habitualmente a la altura de las encías.

La edad, las encías retraídas, la cirugía, un cepillado excesivo con pastas erosionantes y los cepillos duros pueden exponer la dentina.

Algunas veces la placa dentaria se “come” el esmalte del diente y la dentina queda expuesta.

Se recomienda el empleo de un dentífrico especial para dientes sensibles, que se debe aplicar con un cepillo suave de cerdas de nailon.