Blog Section

Dolor de pies

Dolor de pies - Dolor de pies


La mayoría de la gente trata a sus pies bastante peor de lo que creen.

Y es porque, olvidan un hecho tan importante como que sólo tenemos un par de pies para toda la vida. Siéntese un momento y preste un poco de atención a los consejos de nuestros expertos: sus pies se lo agradecerán.

LEVÁNTELOS

Lo mejor que puede hacer cuando llega a su casa es sentarse, eleve los pies y haga ejercicios com los dedos hasta que la circulación se reactive. Se recomienda elevar los pies formando un ángulo de 450 y relajarse durante 20 minutos al menos.

MÓJELOS

Introdúzcalos en un recipiente con agua caliente con una o dos cucharadas de sales Rodell.
Enjuáguese con agua fresca, dése golpecitos con las palmas de las manos hasta que los pies se sequen y masajéelos con una crema o gel hidratante.

ALTERNE CON AGUA CALIENTE Y FRÍA

Algunos balnearios populares recomiendan lo siguiente:

Siéntese al borde de ta bañera y coloque los pies bajo el grifo durante unos minutos (alternando un minuto de agua caliente y uno de fría, finalizando con agua fría). El contraste vigorizará todo el cuerpo.

Si dispone de una ducha con sistema de masajes, haga ejercicios. Sin embargo, si es diabético o tiene una circulación deficiente es aconsejable que no exponga sus pies a temperaturas extremas.

LA INFUSIÓN DE TÉ

Si no dispone de esencias de aceite, prepárese una infusión de menta o manzanilla. Coloque 4 bolsitas de té en 1/2 I de agua hirviendo. Añada la infusión en 4L de agua caliente. Moje los pies de la manera explicada anteriormente y enjuague alternando agua fría y caliente.

LOS MASAJES SIEMPRE ALIVIAN EL DOLOR

Lo mejor es que alguien le realice los masajes con aceite de bebé.

Si no tiene a nadie, lo puede hacer usted mismo, antes de introducir los pies en agua o mientras están en remojo. Trabaje sobre el pie entero, apretando los dedos suavemente y luego presionando en un movimiento circular en la parte inferior del pie.

Es muy efectivo deslizar el pulgar tan fuerte como pueda sobre el arco del pie.

ALÍVIESE CON EL HIELO

Otra manera de refrescar los pies consiste en colocar unos cubitos de hielo en un pano húmedo.
Frótese los pies y los tobillos durante unos minutos. El hielo alivia las inflamaciones y es anestésico.
Séquelos y aplique agua de hamamelis, colonia, alcohol o vinagre.

RELÁJESE

Las aromaterapias proponen una variante en estas técnicas: moje sus pies durante 5 minutos en una bañera poco profunda con agua caliente que contenga 6 gotas de aceite de eucalipto y 6 gotas de aceite de romero.

Mueva los pies en el agua dejando que la esencia del eucalipto los relaje. Vacíe la bañera y coloque los pies en agua fria. A continuación, mójelos con agua caliente del grifo y luego con agua fría.

Para tener otra experiencia completamente diferente eche 6 gotas de aceite de enebro y 6 de aceite de limón en el bano inicial.

Averigue qué esencias de aceites puede conseguir en las tiendas de productos dietéticos.

HAGA EJERCICIOS

Esto no significa practicar aerobic u otro ejercicio fuerte. Los médicos recomiendan los ejercicios con los músculos de los pies y las piernas para evitar los dolores y mantener una circulación adecuada. Intente tener en cuenta los siguientes consejos:

Usted siente que sus pies están tensos y sufre calambres frecuentes, sacúdalos de la misma manera que haría con sus manos si sintiera los mismos calambres. Sacuda primero un pie y luego el otro alternativamente. Relájese y flexione los dedos hacia arriba y hacia abajo.

Si tiene que estar de pie durante largos períodos de tiempo, camine siempre que pueda. Cambie de postura y trate de que sus pies descansen sobre un banquillo o escalón siempre que tenga la oportunidad. Intente estar de pie sobre una alfombra o una colchoneta esponjosa de goma.

Para aliviar la rigidez quítese los zapatos, siéntese en una silla y estire los pies.

Muévalos 10 veces en una dirección y 10 en la outra, en movimiento circular. Baje los dedos todo lo
posible y luego levántelos lo más que pueda. Repita este movimiento 10 veces. Por último, coja los dedos y tire de ellos con suavidad hacia arriba y hacia abajo.

Para efectuar un minimasaje se recomienda quitarse los zapatos, colocar una pelota de golf o de ténis debajo de cada pie (alternando los pies) y moverlo hacia delante y hacia atrás durante 1 o 2 minutos.

Coloque unos lápices sobre el suelo y Ievántelos con los dedos del su pie.

Camine sobre un puñado de alubias secas con un calzado de tela. De esta manera estará realizando un masaje sobre sus pies.

LAS SUELAS: AHÓRRESELAS

Utilice zapatos con suelas resistentes y absorbentes para proteger sus pies de las superfícies rugosas y el pavimento duro.

No use zapatos con suelas están gastadas o muy finas. No cumplirán la función para la cual se han concebido. Los zapatos de las mujeres tienen las suelas finas y la parte de los dedos puntiagudas com tacones altos. Todo esto puede considerarse perjudicial. Durante las horas de trabajo, intente aliviar el esfuerzo que realizan sus pies. Escoja un calzado deportivo o cómodo para caminar y, cuando las circunstancias lo requieran, cámbielo por un calzado con tacones altos.

LOS TACONES ALTOS, LO MENOS POSIBLE

Los tacones altos comprimen los músculos de la pantorrilla, lo cual conduce a la fatiga de los pies.
Para prevenir esta molestia se recomienda cambiar de calzado durante el dia y, en lo posible, usar tacones bajos.

UTILICE PLANTILLAS

Los tacones altos tienen una desventaja: su pie se desliza hacia delante cuando camina, causando presión sobre la base del pie. Para prevenir estas molestias, use media plantilla para que el pie se mantenga en el mismo lugar. Y no olvide llevar la para comprarse unos zapatos.

ESTIRE LOS ZAPATOS

Cuando coloque plantillas en sus zapatos habituales, asegúrese de que no provoquen calambres en los dedos. Si son demasiado estrechos, intente estirarlos para dar cabida a las plantillas. Para ello, se recomienda llenar una bolsa con arena y colocarla dentro del zapato envuelto con una toalla húmeda durante 24 horas. Repítalo tantas veces como sea necesario hasta que el calzado le resulte cómodo.

VISITAR AL MÉDICO

No tendrá más remédio que acudir al médico cuando:

  • Tiene un dolor en el pie que aumento a lo largo del día.
  • Le duelen los pies hasta el punto de que no puede llevar zapatos.
  • Tiene problemas para caminar por la mañana: los primeros três o cuatro pasos son una tortura.
  • También tenga presente que, si los pies le queman, esto puede ser un signo de una pobre circulación, pie de atleta, nervio contraído, diabetes, anemia, enfermedad tiroidea, alcoholismo u otros problemas.