Blog Section

Dolor de rodilla




De las 187 articulaciones que hay en el cuerpo humano, probablemente las que más dolores y molestias ocasionan son las rodillas.

Uno de cada tres accidentes automovilísticos afecta las rodillas. ¿Otras actividades o entornos peligrosos?. Todo a su alrededor: subir escaleras, suelos encerados, aceras resbaladizas. La lista es interminable.

Los expertos en el tema opinan que el problema es de diseño o, mejor dicho, de la incapacidad de la rodilla para adaptarse a las nuevas actividades de los seres humanos. Las rodillas no están adecuadas a los trabajos que se les somete. No fueron diseñdas para practicar el rugby o el fútbol. sufrir accidentes de automóvil, cumplir las funciones requeridas por un carpintero o un lampista o andar de cuclillas o arrodillarse durante todo el día. Si es usted una de esas personas que abusa de las rodillas, le ofrecemos unas cuantas ideas para que se enmiende.

PIERDA PESO

Uno de los factores que más contribuye a causar problemas de rodillas es el peso del cuerpo humano. Por cada 450 g de exceso de peso, la rodilla sufre un esfuerzo de 6 veces ese sobrepeso. Por ejemplo: si tiene un sobrepeso de 4,5 kg, su rodilla tendrá que soportar un peso extra de 45 kg. Es como si le pusiera a un tractor neumáticos de turismo.

OJO A LAS RODILLERAS

Algunas rodilleras están disceñadas para prevenir las lesiones en las rodillas, pero son muy complejas y caras. Las vendas y rodilleras que usted pueda hallar en una tienda de deportes sólo sirven para recordarle que su rodilla está mal.

Algunos entrenadores deportivos afírman que dichas rodilleras y vendas pueden incluso causar más daño, esto es porque presionan la rótula hacia la articulación.

PRUEBE UN MASAJE CALMANTE

Algunas lociones de aceite de gaultheria producen calor, resulta calmante y proporciona bienestar.
Para aumentar el efecto, puede algunas veces cubrirse la rodilla con un plástico y un vendaje después de aplicar la loción. Pero tenga cuidado de no provocar quemaduras o irritaciones en la piel. Las lociones carecen de poder curativo.

TOME UNA MEDICACIÓN

El ibuprofeno (Neobrufen®, Algixsdin®, Altior®) es el mejor analgésico recomendado por los expertos. Reduce la inflamación y calma el dolor sin provocar moléstias gástricas como la aspirina.

El paracetamol (Gelocatil®) es también un buen analgésico y produce poços trastornos gástricos, pero es menos efectivo para reducir la inflamación.

Recientes estudios han demostrado que el ibuprofeno puede mejorar de manera significativa la movilidad en las lesiones agudas de los ligamentos de la rodilla.

En comparación con la aspirina o con el paracetamol, el ibuprofeno es superior.

FORTALEZCA LAS RODILLAS CON EJERCICIO

Los especialistas mantienen que la rodilla está sostenida por los ligamentos y los músculos. El desarrollo de los músculos es essencial, ya que éstos constituyen la estructura de soporte. Si no tienen la potencia o la resistencia adecuada, las rodillas sufrirán más y presentarán problemas.

Por consiguiente, los que padecen dolor en la rodilla deben practicar ejercicios, aunque los detesten.

Tener una musculatura fuerte significa una arliculación fuerte, capaz de resistir los considerables esfuerzos que sufre, al subir una escalera o, incluso, al pasear. Sólo tenemos dos rodillas (y las prótesis no son tan buenas).

UNA RODILLA ISOMÉTRICA

Debe desarrollar el cuádriceps y los músculos de la corva (región poplítea). Para el primero (gran
músculo situado en la cara anterior de la pierna) a continuación exponemos lo que los médicos recomiendan.

CONSEJOS MÉDICOS

Ayer, mientras jugaba a baloncesto o, quizá, daba unos toques al balón, de pronto se giro y oyó un pequeno crujido o chasquido. Por lo común, los crujidos leves no lo alarman, pero este provenía de su rodilla. Entonces advirtió que sus manos estaban aferradas a su rodilla, y sus ojos, llenos de lágrimas de dolor.

Hoy se despertó con hinchazón, hipersensibilidod y, quizás, un cambio de color y disminución de la movilidad de la rodilla.

¿Qué tipo de lesión puede hoberse producido? Bien, hay tres lesiones comunes básicas: un desgarro del cartílago, del ligamento o de ambos.

¿Qué debe hacer en una situación como ésta? Sencillo. Aplique hielo en la rodilla y vaya al médico.

Siéntese en el suelo con la rodilla dolorida extendida. Enrolle una toalla en la zona de la rodilla.
Tense los músculos de la pierna sin mover la rodilla. Mantenga la contracción de los músculos duran-
te al menos 30 segundos y luego relaje la pierna. Repita este ejercicio unas 25 veces.

SIÉNTESE CON LAS PIERNAS LEVANTADAS

Siéntese con la espalda contra la pared y coloque entre ambas una almohadilla (al apoyar la espalda en la pared nos aseguramos de que serán los músculos de las piernas los que levantarán la pierna, y no los de la espalda. De esta forma, si usted sufre dolor de espalda este ejercicio no lo agravará).
Efectúe la contracción isométrica descrita en el ejercicio anterior y manténgala mientras cuenta hasta 5. Acto seguido eleve la pierna unos centímetros y manténgala en esta posición hasta que cuente 5.
Después bájela y relaje la pierna también mientras cuenta hasta 5. Efectue 3 series, levantando la pierna 10 veces en cada una, siempre contando hasta 5 en cada posición.

CÓMO FORTALECER LOS MÚSCULOS DE LA CORVA

No sólo tiene que desarrollar el cuádriceps, sino también los músculos de la cara posterior de la pierna. Debe existir un equilíbrio en ambos grupos de músculos, puesto que si se desarrolla uno más que el outro, la rodilla puede resentirse.

Para desarrollar los músculos de la cara posterior, tiéndase boca abajo con la barbilla pegada al suelo. Con un peso en los tobillos (un bolso o unos calcetines llenos de monedas unidos a los tobillos vendrán de maravilla), flexione las rodillas y levante las piernas unos 15 cm. Después bájelas lentamente pero sin llegar a tocar el suelo.

Repita el movimiento otra vez, lenta y constantemente. Efectúe 3 series de este ejercicio, incluyendo en cada una de ellas el mayor número de veces que sea posible sin sentir malestar.

MODIFIQUE SU ACTIVIDAD

Si usted es un deportista y tiene un problema crónico de rodilla, tendrá que modificar su nível de entrenamientos o de actividad diaria. Esto no significa que abandone el deporte. Si Ie gusta jugar al frontón y tiene una afección crónica en la rodilla, esa práctica continuada la empeorará probablemente, tendrá que apartarse de esa actividad

Pruebe la natación, el ciclismo o el remo; todas esas actividades son beneficiosas para su salud sin esforzar mucho las rodillas. La clave es evitar las actividades que impliquen soportar peso. De hecho, ayudando a reforzar los músculos de los muslos, las actividades en las que las rodillas no soportan peso, como el remo o el ciclismo, mejorarán el estado de las rodillas sin sacrificar su capacidad aerobia o la combustión de calorías.

CORRA EN UNA SUPERFICIE BLANDA

Para los corredores consagrados, primero las malas noticias: muchos de los dolores de rodilla en los corredores están causados por maios hábitos en sus entrenamientos. Ahora las buenas: no suelen ser problemas mecánicos graves y pueden aliviarse cambiando simplemente el calzado usado para correr o cambiando de firme.

Basicamente debe intentar correr en el césped en vez de hacerlo en el asfalto y, mucho menos, en cemento.

El cemento es la superfície más dura de todas y debe evitarse por todos los medios. No se acostumbre a practicar jogging en las aceras y, si puede encontrar un campo de golf para correr, sin que ningún guarda quisquilloso le llame la atención, hágalo. Recuerde que cuando recorre unos 1.600 m, su pie está batiendo sobre el firme entre 600 y 800 veces.

LA TÉCNICA DEL DESCANSO, HIELO Y COMPRESIÓN

Si practica una actividad que le causa dolor en la rodilla, deléngase inmediatamente, descanse y aplíquese hielo, compresión y elevación durante 20-30 minutos.

No subestime la potencia del hielo. Si mera consciente de ella intentaría aplicárselo hoy mismo o mañana cuando se levante. El hielo es un potente antiinflamatorio y to ayudará a mejorar su estado.

Adopte una rutina con el hielo. Cuando finalice su actividad, véndese simplemente la pierna, levántela y colóquese una bolsa de hielo durante 20-30 minutos. Esta debe ser siempre la primera técnica para calmar el dolor.

RENUEVE SU CALZADO

Si su calzado ya no pueden absorber el impacto de sus pisadas, éste sc descargará en sus rodillas a través de las espinillas y, a veces, incluso en caderas y la espalda.

NO FUERCE LA MÁQUINA

A muchos expertos les gusta la práctica de la bicicleta (tanto la estática como la clásica) como una alternativa al dolor y al esfuerzo que pueda causar la carrera sobre las rodillas. La practica del ciclismo es una manera interesante de estar en forma sin cargar el peso sobre sus rodillas, siempre y cuando lo haga con precaución. Los ciclistas también se dañan las rodillas. Ia causa típica es que creen que cuanto más pedalean, más ejercicio efectúan.

Así, dependiendo del ciclismo que usted practique (se desaconsejan las pendientes muy pronunciadas), puede llegar a ser extenuante. Siempre debe usar una marcha en la que el pedaleo le resulte fácil.
En general, una marcha lenta, pero continuada, es la mejor.

BUSQUE EL PUNTO ORIGINARIO DEL DOLOR

Existe un punto en el interior del muslo que contribuye al denominado “síndrome de la rodilla débil”. Este punto desencadenante es también responsable de gran parte del dolor generalizado en el interior de la rodilla.

Para liberarse de este dolor, extienda la mano sobre la rótula y presione el muslo a medida que la mueve lentamente unos 8 cm hacia arriba y luego unos 5-10 cm hacia abajo. Con el extremo dcl pulgar presione firmemente hasta que sienta que el músculo libera su tensión. Esto se producirá al cabo de 30 a 90 segundos. Entonces libere la presión.

ESTIRE AL PRINCIPIO Y AL FINAL

Algunos especialistas que tratan a personas de edad avanzada que deben proteger sus rodillas destacan la calidad (y no la cantidad) del ejercicio y la importância del estiramiento.

Estos especialistas manifiestan que es muy importante realizar el calentamiento y el enfriamiento de forma adecuada. Tómese unos 10 minutos y efectúe unos estiramientos muy ligeros. Practique cualquier tipo de ejercicio suave, o simplemente muévase. A continuación efectue durante unos minutos aerobic o corra sobre el lugar o camine por los alrededores. Después de hacer todos estos ejercicios, entonces debe comenzar con los estiramientos.