Blog Section

Enuresis




La enuresis es muy molesta y embaraçosa para el niño. Por fortuna todos logran superarla. No obstante, pueden tomarse algunas medidas mientras se espera que pase el tiempo.

SEA REALISTA

No premie al níño, pero tampoco lo castigue. Simplemente, cámbiele las sábanas y no pronuncie palabra, ya que, como ya se ha descrito, se le pasará. Los niños no lo hacen ex profeso; por lo tanto, no los alabe cuando están secos ni tampoco los castigue cuando se mojan.

CAMBIO DE HÁBITOS

Para ayudar a reducir el estrés psicológico, no sea siempre usted la encargada de cambiar las sábanas. Deje que sea el niño quien lo haga. Provéalo de unos cuantos juegos de cama de un pequeño acolchado de goma, y así, si ocurre un acidente, pueda utilizarlo como absorbente. También debe disponer de un par de pijamas de recambio para cuando sea conveniente. De esta manera no se sentirá tan avergonzado.

NO SE ALARME

Las alarmas para detectar la enuresis son muy útíles.

No obstante, hay que ser paciente. El ruido de la alarma es muy fuerte y, probablemente toda la familia se despertará. Estas alarmas emiten un zumbido o silbido muy potente cuando el niño se moja.
En teoria, el sonido debe condicionar al niño para que se despierte a orinar. Con el paso del tiempo, se inhibe la enuresis y la distensión de la vejiga lo despierta.

Muchos niños responden dentro de los 60 dias de su empleo. La enuresis se considera curada cuando el niño ha pasado 21 noches consecutivas sin mojarse.

Existen nuevas alarmas más sencillas, pequeñas y más sensibles a la orina que las tradicionales, más aparatosas y complicadas, las alarmas actuales llevan baterias recargables y detectores de la humedad que van adheridos directamente a la ropa interior Otra ventaja es que las baterias duran más tiempo.

ESTIMULACIÓN DE LOS MÚSCULOS DE LA VEJIGA

Si durante el dia el niño acostumbra a ir al lavabo con frecuencia, los ejercicios de estiramiento de la vejiga serán muy útíles. Se recomienda que el niño beba gran cantidad de líquido durante el día y que practique el control de la vejiga absteniéndose de acudir al lavabo el mayor tiempo posible.

PACIENCIA Y SU AMOR

Sea consciente de que todos los niños superan la enuresis. Eso significa que seguramente habrá desaparecido cuando alcance la pubertad. Solo en el 1-2 % de los niños persiste el problema a esa edad.
Por lo tanto, sea paciente y dele todo su apoyo. Ningún niño es feliz con enuresis. Es desagradable, molesto y frío; además, le resulta desagradable esa conducta que el considera propia de un bebé.