Blog Section

Olor de pies

Olor de pies - Olor de pies


¿Qué es ese olor?

¡Podrían ser sus pies! Eso seria tan embarazoso. Debe de ser alguna otra cosa. Podria ser un trozo de queso perdido detrás del sofá desde hace un mes. Sí, eso debe de ser. Se trata de un trozo de queso podrido. Si es así, bien, pero, ¿y si realmente, son mis pies?.¡Tierra trágame!. No se preocupe, a continuación le vamos a dar unos consejos para combatir esta marca que le persigue allá donde vaya.

LÁVESE A MENUDO

Aunque parezca elemental, nuestros expertos coinciden en que las cosas nunca son demasiado obvias: Usted tiene que mantener los pies inmaculadamente limpios. Use agua caliente y jabonosa y lávese los pies tantas veces como sea necesario. Si el sudor en los pies es intenso o siente algún olor desagradable, hágalo varias veces al día. Frótese con un cepillo suave, incluso entre los dedos, y asegúrese de que queden bien secos.

UTILICE POLVO EN LOS PIES

Después de lavarse, apliquese polvos de talco o un aerosol antifungicida en los pies. Otra forma para mantener los pies frios y secos es espolvorear el interior de los zapatos con polvos de talco o fécula de maíz.

UN ANTITRANSPIRANTE

La clave para controlar el olor es usar tanto un antitranspirante como un desodorante directamente en los pies. Puede comprar un desodorante especial para los pies o, incluso, usar el que emplea para
las axilas. Tenga presente que los desodorantes eliminan el olor, pero no impiden el sudor. Los antitranspirantes, en cambio, son efectivos para ambos problemas. Los expertos aconsejan el uso de productos que contengan cloruro de alumínio hexahidratado. No debe usar un antitranspirante si tiene lesiones activas de pie de atleta, porque le escocerá. Además, se recomienda el uso de productos en barra más que en aerosol, puesto que la mayor parte del antitranspirante se pierde en el aire. Al principio emplee el producto 2 o 3 veces al día y, luego, vaya disminuyendo gradualmente hasta una vez al día.

CAMBIO DE CALCETINES

Una de las mejores formas para evitar el sudor excesivo y el mal olor es cambiarse los calcetines tantas veces como sea posible. Use siempre calcetines de fibras naturales, como el algodón, puesto que son más absorbentes que los de fibras sintéticas.

USE DOS PARES

También reducirá el sudor si usa dos pares dc calcetines a la vez. A primera v ista, esto puede parecer una incongruencia, pero los espacios de aire que se forman entre las dos capas de tejido favorecen el enfriamiento. El primer par de calcetines debe ser de algodón (puesto que estará en contacto con la piei), y el extremo, de lana. Evite los materiales sintéticos porque estimulan el sudor.

LA ELECCIÓN DE LOS ZAPATOS

Los zapatos cerrados agravan el problema de los pies sudorosos, creando un ambiente ideal para el crecimiento de las bactérias, responsables de más olor y más sudor. Escoja sandalias y zapatos con los dedos abiertos cuando las circunstancias lo permitan. Evite los zapatos de goma o plástico, ya que dificultan la respiración de los pies, nunca use los mismos zapatos 2 dias seguidos. Los zapatos tardan unas 24 horas en secarse plenamente.

ENVUELVA SUS PIES PARA DORMIR

Nuestros expertos recomiendan el siguiente tratamiento nocturno para ayudar a secar los pies. Mójeselos con alcohol y deje que se sequen y enfríen. Aplique luego un desodorante fuerte en la planta del pie. Cubra los pies con un plástico (para inducir el sudor, de forma que el desodorante pueda penetrar mejor en el pie). Póngase un calcetín sobre el plástico y duerma con los pies así envueltos.
Por la mañana, lávese el excedente de polvo. Repita este proceso cada noche durante una semana y, luego, 1 o 2 veces por semana.

¡AL AGUA PIES!

Para mantener secos los pies y controlar el olor, se recomiendan los baños con las siguientes sustancias.

Té.
El tanino. una sustancia presente en Ias bolsitas de té, es un agente secante. Hierva 3 o 4 bolsitas de té en 250 ml de agua durante aproximadamente 10 minutos, y luego afiada suficiente agua fría para
que el baño de los pies resulte agradable. Sumerja los pies en el agua con té durante 20-30 minutos, luego séquelos y aplique polvos de talco para los pies. Se recomienda hacerlo 2 veces al día hasta controlar el problema. Repítalo 2 veces a la semana para evitar que el olor reaparezca.

Sal Kosher.
Se recomienda el uso de esta sal cuando el sudor de los pies es especialmente intenso. Se disuelve 1/2 taza de sal en 250 ml de agua. Esta sal es más gruesa que la sal común de mesa.

Acetato de alumínio.
Intente remojar sus pies 2 veces al día en una solución de agua fría y acetato de alumínio, el cual tiene propiedades secantes. Para ello disuelva 30 ml de solución de Burow (de venta libre) en 500 ml
de agua y sumerja los pies 10-20 minutos cada vez que tome un baño.

Bicarbonato de sódio.
Éste vuelve más ácida la superfície dei pie y, por lo tanto, disminuye el olor. Disuelva una cucharada de bicarbonato en 250 ml de agua. Remójese los pies 15 minutos cada vez.

Vinagre.
Otro ácido adecuado para los baños de pie es el vinagre. Se aconseja echar 1/ 2 taza de vinagre en 250 ml de agua. Remoje los pies durante 15 minutos 2 veces a la semana.

Agua fría y caliente.
Alterne los baños de pie con agua fría y con agua caliente. Este procedimiento disminuye el fluje sanguíneo hacia los pies, reduciendo el sudor. A continuación, hágase un tercer baño con cubitos de
hielo y zumo de limón. Finalmente, frote sus pies con alcohol para enfriarlos y secarlos. En un clima caluroso, cuando sus pies suden mucho, encontrará muy útil este procedimiento. Precaución: los diabéticos y las personas con trastornos de la circulación no deberán realizar estos baños.

SALVIA

Algunas personas utilizan salvia en los calcetines para disminuir el olor. Una pequeña cantidad de estas hojas, secas y desmenuzadas, puede ser muy efectiva.

TRANQUILIDAD ANTE TODO

Las glândulas sudoríparas de los pies, similares a las de las axilas y las palmas, responden a las emociones.
El estrés, tanto el positivo como el negativo, puede aumentar la secreción y, por consiguiente, la actividad de las bactérias en sus zapatos, produciendo aún más olor. Así que ¡trate de no perder Ia calma!

VIGILE LAS COMIDAS

Aunque le sorprenda, si come alimentos muy condimentados o picantes (como cebollas, pimientos, ajo o escalonia), sus esencias pueden excretarse a través de las glândulas sudoríparas de los pies.

¿ SUS PIES TRABAJAN DURO?

Algunos podó logos opinan que a veces los pies sudan mucho simplemente porque trabajan más de lo que deberían. Un defecto congénito, como el pie plano, o un trabajo que implique andar todo el día pueden ser los culpables. En ambos casos, la actividad de los músculos del pie aumenta. Cuanto más trabajan lós pies, mayor es
el sudor para intentar enfriarlos. Aunque no todos los pies que sudan huelen mal, la humedad constituye el médio más favorable para el desarrollo de bactérias, que sí producen olor. La correccíón del problema mediante un soporte del arco o cualquier otro dispositivo
ortopédico para zapatos promueve una reducción de la cantidad de sudor. Si los músculos disminuyen su actividad,producen menos calor.