Blog Section

Ronquidos

Ronquidos - Ronquidos


CONSEJOS PARA UNA NOCHE SILENCIOSA

Existen distintos niveles de ronquidos. Si su mujer abandona el dormitório, usted ronca de una manera moderada. En cambio, si son los vecinos los que se marchan, significa que usted es un roncador “de los fuertes”. Los hombres suelen roncar más que las mujeres. En un estúdio realizado en la ciudad de Toronto, en una muestra de 2.000 personas, se demostro que el 71 % de los hombres roncaban, mientras que sólo lo hacia el 51 % de las mujeres. Los que roncan de forma moderada cada noche lo hacen unicamente cuando duermen sobre la espalda o sólo durante parte de la noche. El ronquido no es la más bella música, pero requiere una orquesta de instrumentos de viento en la parte inferior de su garganta. El tejido de la parte superior de las vías respiratórias se relaja durante el sueño. Cuando usted inhala aire, el tejido vibra, produciendo un efecto similar al de los instrumentos de viento.

SIGA UNA DIETA

La mayoría de los roncadores suelen ser de mediana edad y, en general, con exceso de peso. La mayoría de las mujeres roncadoras suelen haber pasado la menopausia. Si se adelgaza, los ronquidos
suelen desaparecer. Los especialistas opinan que los ronquidos están relacionados con el sobrepeso. Si un roncador moderado pierde peso, los ronquidos se vuelven menos ruidosos e, incluso, en algunos
casos desaparecen. No es necesario pesar más de dos toneladas para roncar. El exceso de unos pocos kilos ya es suficiente. Los varones con un 20 % más del peso ideal ya suelen roncar. En cambio, en las mujeres se requiere un 40-50 % más del peso ideal. De todas maneras, cuanto más peso tenga, más probabilidades tendrá de que sus vias respiratórias se colapsen.

HAGA CASO OMISO DE LOS ESPÍRITUS DE MEDIANOCHE 

El alcohol antes de irse a la cama empeora los ronquidos. Se recomienda no beber y dormir.

NO TOME SEDANTES

Las píldoras para dormir, efectivamente, lo harán dormir, pero mantendrán a su compañera despierta.
Todo aquello que le relaje los tejidos de la cabeza y el cuello aumentará los ronquidos. Incluso los antihistamínicos!

APAGUE EL CIGARRILLO

El humo puede ser responsable de los ronquidos. Por ello, los fumadores tienden a roncar. Se aconseja dejar de fumar.

NO DUERMA SOBRE LA ESPALDA

Cuando duerma, hágalo de lado.
Los grandes roncadores roncan prácticamente en cualquier posición, pero los moderados sólo lo hacen cuando duermen sobre la espalda.

CUANTO MAS FUERTE RONQUE MAYOR SERÁ EL PROBLEMA

La ciencia moderna está ahora probando lo que Shakespeare ya decía hace más de 300 años, cuando escribió las siguientes líneas en La tempestad: “Tú realmente roncas con claridad. Hay sentido en tus ronquidos”. Los médicos opinan que cuanto más fuertes sean los ronquidos mayores son las probabilidades de que conduzcan a un problema médico. Uno de los peores problemas asociados a los ronquidos es la enfermedad denominada apnea del sueño, en la que literalmente se interrumpe la respiración. Los grandes roncadores que por la noche dejan de roncar pueden Negar a tener episódios
durante los cuales no respiran.
Las personas más propensas a la apnea dei sueno son los hombres de edad mediana con sobrepeso. Si usted se encuentra dentro de esta categoria y, además, ronca bastante fuerte (lo suficiente para que se le oiga desde fuera de la habitación), tiene muchas probabilidades de sufrir apneas. Acuda al médico.
La apnea dei sueno se puede controlar mediante un dispositivo que fuerza el aire por la nariz y la parte inferior de la garganta, evitando que las vias respiratórias se colapsen. Muchas veces en los casos más graves se requiere de la cirugía. Si usted ronca mucho y/o sospecha que tiene apnea dei sueno, puede acudir a una clínica del control del sueño.

UTILICE UNA PELOTA

Coja una pelota de ténis en la espalda dei pijama; de esta manera, cuando se ponga de espalda le molestará e, incluso dormido, se volverá a poner de costado.

PELÉESE CON SU ALMOHADA

Deshágase de ella. Las almohadas sólo elevarán el nivel de los ronquidos. Una almohada bajo el cuello puede provocar tortícolis, además de aumentar los ronquidos.

EN BUSCA DE LA SOLUCIÓN

Mark Twain escribió en una ocasión: «No existe manera de saber por qué el que ronca no puede oírse». No obstante, existen centenares de curiosos dispositivos que supuestamente hacen que un roncador deje de roncar. Por ejemplo, un pequeño aparato electrónico que se coloca en el oído externo. Cuenta con un microfono en miniatura incorporado para detectar los ruidos de los ronquidos y los médios para generar una señal disuasiva mediante la transmisión del sonido. Esto significa que cuando usted ronque, sonará una alarma en el oído que lo despertará. (Se basa en la teoría de que cuando la gente está despierta rara vez ronca.) Otro curioso sistema antirronquidos consiste en un dispositivo que se coloca en una muela de cada lado de la boca con un botón conectar que ejerce presión sobre el paladar blando para impedir la vibración.

LEVANTE LA CAMA

Si eleva la cama, disminuirán los ronquidos. Eleve también la parte superior del torso, no sólo la cabeza. Para ello coloque unos cuantos ladrillos bajo las patas de la cabecera de la cama.

CULPE A LA ALERGIA

Estornudar y roncar van juntos. Los ronquidos pueden deberse a una alergia o un constipado. Es muy aconsejable que usted use un descongestivo nasal, especialmente si sus ronquidos son intermitentes y suelen aparecer en la estación de la fiebre del heno.

PÓNGASE TAPONES

Cuando todo lo demás ha fallado, siempre puede recurrir a los tapones en los oídos. Colóquese los tapones para ir a dormir, son baratos y se pueden adquirir en las farmácias.

CONSIDÉRESE CON SUERTE

¡Pobre señora!, parece que su marido, de ciento treinta kg. de peso, trabajador portuário, es el rey de los ronquidos. Ha escrito un diário con el detalle de sus ronquidos. En el mismo, se estimó que estos eran de unos noventa decibelios, y se los comparó con los del motor de una moto en el momento de su mayor potencia.

¿Y la pobre señora? Ahora se ve forzada a dormir del lado de su oído bueno. ¿Su oído bueno?
Desafortunadamente, estas carreras nocturnas con la moto pegada a su oreja le causaron sordera de un oído. Entonces, cuando se despierte en mitad de la noche debido a un ataque nasal, recuerde Ia historia de la pobre señora y considere que la suerte está de su lado.