Blog Section

Uñas encarnadas

uñas encarnadas - Uñas encarnadas


Si usted tiene una uña encarnada, sabe muy bien el intenso dolor que puede causar, como si un eleante le hubiera pisado el dedo, liste problema se produce cuando una uña. Generalmente la del dedo
gordo del píe, se clava dentro del tejido Mando. Entonces ya no le interesa cómo ocurrió sino qué puede hacer para liberarse.

Por supuesto también querrá saber cómo hacer para que no le vuelva a ocurrir. A continuación le brindamos algunos, consejos para tener en cuenta en ambos casos.

ACCIDENTES LABORALES

Si bien las uñas encarnadas suelen ser el resultado de haberse cortado mal las uñas, pero también pueden ocurrir por algunos accidentes. Dar un tropezón en casa que involucre los dedos del pie puede tener las mismas consecuencias que recibir el golpe de algo pesado sobre un dedo.

Se recomienda el uso de zapatos resistentes y cómodos para realizar el trabajo de la casa. Si sude manejar objetos pesados, como maquinaria y cajones de embalajes grandes en el trabajo, se aconseja
el uso de zapatos con protectores de acero para los dedos. De esta forma no estarán tan expuestos.

CUIDADO CON LAS INFECCIONES

  • Si su dedo se infecta, debe acudir al módico. Mientras ionio, para reducir lo inflamación coloque periódicamente su pie en una solución de yodo y luego aplique una crema antibiótico.
  • Uno uña encarnada infectada puede causar graves problemas, los médicos advierten que no se debe esperar hasta que los dedos se pongan rojos, hinchados y con pus. Si su circulación es pobre, podrió correr el riesgo de sufrir una gangrena.
  • Muchas veces se acumulan tejidos con gran cantidad de sangre al costado de la uña. Este tejido blando inflamado puede resultar muy doloroso cuando se extiende por debajo de la uña.

REMEDIOS NATURALES

Las uñas mal corladas y el uso de zapatos que no calzan bien pueden seguramente tener algún efecto negativo para los pies, los problemas de los pies pueden ser el primer síntoma de alguna condición médico más seria tal como artritis, diabetes y trastornos neurológicos o circulatorios,

Cómo prevenir los problemas de los pies:

En primer lugar, trátelos bien. Haga una observación meticulosa de sus pies con regularidad, o pida a un familiar que lo haga. Los podólogos y los médicos de atención primaria (médicos generales y de cabecera) están capacitados para trotar la mayoría de los problemas de los pies. A veces es necesario contar con los conocimientos especiales de un cirujano ortopédico o de un dermatólogo.

Mantener una buena circulación sanguínea hacia los pies también ayuda, lo cual se logia elevando los pies cuando se está sentado o acostado, haciendo estiramientos si ha estado sentado por largo roto, caminando, haciéndose un suave masaje en los pies o introduciénolos durante un rato en agua tibia. Trate de evitar la presión de los zapatos que le queden ajustados. Trate de no exponer sus pies a temperaturas frías. No se siente durante largos periodos de tiempo (especialmente con las piernas cruzadas) No fume.

Usar zapatos cómodos que calcen bien puede prevenir muchas dolencias de los pies. Aquí encontrará algunos consejos prácticos para conseguir zapatos que calcen bien:

El tamaño de los pies cambia con el paso de los años; por lo Ionio, mídase siempre los pies antes de comprar zapatos. La mejor hora del día para medírselos es al final del día cuando los pies están en su punto más ancho. Lo mayoría de las personas tiene un pie más
grande que el otro, así que el zapato debe calzar bien en el pie más ancho. Elija un zapato que tenga lo horma de su pie.

Durante el proceso de selección, asegúrese que tiene el suficiente espacio para su dedo más largo del pie en la punta de cada zapato, cuando usted está de pie.

No compre zapatos que sean demasiado estrechos, esperando que estos vayan a estirarse
para caber bien.

El talón debe calzar cómodamente en el zapato. Este debe quedar mínimamente holgado. Los zapatos no deben subir y bajar sobre el talón al caminar.
Camine con los zapatos puestos para cerciorarse de que le calcen y se sientan bien. Luego llévelos a casa y pase algún tiempo caminando sobre la alfombra para cerciorarse de que le calcen bien.

La parte superior de los zapatos debe ser de un material suave, flexible y que se ajuste a la horma del pie. Los zapatos de cuero pueden reducir la posibilidad de irritaciones en la piel. Las suelas deben proporcionar apoyo firme y no deslizarse. Las suelas gruesas amortiguan el impacto en los pies al andar en superficies duras. Los zapatos de tocón bajo son más cómodos, más seguros y menos perjudiciales que los zapatos de tacón alto.

REMEDIO SIN PRESCRIPCIÓN

En el mercado nos encontramos una gran variedad de producios que no requieren prescripción médica que pueden aliviar el dolor y ablandar la uña y la piel circundante.

Asegúrese de seguir las instrucciones al pie de la letra. Recuerde que no debe usarlos si es diabético o tiene mala circulación.

CUIDADO CON LOS CORTES

Si al cortar se rompe una uña y ésta queda demasiado corta, límela con cuidado para que no quede ningún extremo que pueda penetrar en la piel.

Utilice una lima de uñas y no emplee tijeras, aunque sean muy pequeñas, ya que éstas requieren un espacio más grande.

PRUEBE CON EL AGUA CALIENTE

La idea principal consiste en evitar que la uña encarnada crezca sin clavarse en la piel que la rodea.
Comience por poner los pies en remojo en agua caliente para ablandar las uñas. Séquese con cuidado y luego introduzca con suavidad un trocito de algodón esterilizado por debajo del borde de la uña. El algodón ayudará u levantar ligeramente la uña. Aplíquese un antiséptico para prevenir una infección.
Cámbiese el algodón cada día hasta que se haya superado el problema.

LA V NO SIEMPRE SIGNIFICA VICTORIA

No es demasiado aconsejable la idea de corlar una cuña en forma de V en el centro de la uña. La gente cree que la uña encarnada se produce porque es demasiado grande y que levantando un trozo en
el medio de la uña ésta crecerá hacia el centro desde los bordes.

Este razonamiento no tiene sentido. Las uñas crecen de atrás hacia delante.

NO AHOGUE SUS DEDOS

Para ninguna actividad es recomendable el hecho de llevar un calzado inadecuado, especialmente e las uñas tienden a encorvarse. Por esta razón, debe evitar el uso de zapatos en punta o ajustados que ejercen presión sobre las uñas. Opte por las sandalias, cuando sea apropiado, o por zapatos anchos e la altura de los dedos. Esto puede parecer un poco drástico, pero una uña seriamente encarnada le podrá a usted en un estado anímico terrible. No use calcetines o medias ajustadas.

CÓRTESE LAS UÑAS CON PRECISIÓN

No es recomendable dejarlas demasiado cortas. Lo que si es bueno es ablandarlas en agua caliente para evitar que se rajen. Nunca dé a las uñas forma ovalada con la intención de que las partes se claven en la piel. Siempre deje los bordes externos paralelos a la piel.

PROBLEMAS COMUNES DE LOS PIES

Las infecciones con hongos y bacterias. Incluyendo el pie de atleta, se manifiestan porque pasamos mucho tiempo con los pies dentro de los zapatos, lo cual crea humedad y calor que es el clima ideal para que se reproduzcan los hongos. Las infecciones de este tipo pueden causar resequedad, enrojecimiento, ampollas, irritación y peladuras. Si no se trota correctamente la infección puede reaparecer. Paro prevenir infecciones, mantenga los pies limpios y secos especialmente en el orea entre los dedos. Cámbiese de zapatos y calcetines o medias a menudo para ayudar a mantener los pies secos. Trate de usar polvo
para los pies todos los días. Si no se mejoran los pies después de dos semanas consulte con un médico.

La piel seca puede causar irritación y escozor en los pies. Use una cantidad pequeña de jabón suave y crema o loción hidratante en las piernas y pies todos los días. Tenga cuidado al usar aceites en el agua de baño, puesto que la bañera y los pies pueden quedar resbaladizos.

Los callos y durezas son el resultado de la fricción y presión que sufren los portes huesudas del pie contra los zapatos. Si tiene callos o durezas consulte al médico. A veces con sólo usar zapatos que calcen mejor o usar plantillas especiales se soluciona el problema.
Tratarse los callos y durezas por si mismo puede ser perjudicial, especialmente si es diabético o tiene mala circulación. Los medicamentos sin receta médica, contienen ácidos que
destruyen el tejido pero no tratan el origen de lo condición. A veces estos remedios reducen lo necesidad de una intervención quirúrgico, pero consulte con su médico antes de
usarlos.

Los juanetes se presentan cuando las articulaciones del dedo gordo no encajan como deben y se hinchan, y el área se pone sensible, los juanetes suelen ocurrir a los miembros de una familia. Si el juanete no es grave, los zapatos con empeine y antepié ancho pueden ayudar contra el dolor al igual que las vendas en los pies o plantillas que protejan el juanete.
Otros tratamientos incluyen fisioterapia y dispositivos, así como plantillas ortopédicos. El médico puede recetar medicamentos anti-inflamatorios o inyecciones de cortisona para el dolor. A veces es necesario intervenir quirúrgicamente para aliviar la presión y reparar la articulación dañada.

Las uñas encarnadas ocurren cuando parte de la uña rompe la piel lo que puede suceder si no se cortan las uñas correctamente. Las uñas encarnadas son comunes en los dedos grandes. El médico puede cortar la parte de la uña que esté cortando la piel, permitiendo
así que sane la herida. Se pueden evitar las uñas encarnadas cortando las uñas transversamente al mismo nivel (o a ras) de la punta del dedo.

Los dedos martillo suceden cuando se acortan los tendones que controlan el movimiento del dedo. La articulación del dedo se agronda retrayendo el dedo. Con el tiempo, la articulación se endurece al existir fricción con los zapatos. El equilibrio se puede debilitar. Un tratamiento para esta condición es usar zapatos y medias holgadas en los dedos. Los casos más serios requieren intervención quirúrgica

U» espolones son los depósitos de calcio que se crean en los huesos de los pies. Se deben a presión muscular en los pies. Estar parado por largo rato, usar zapatos que no calzan bien y el exceso de peso, pueden complicar aún más los espolones. A veces los espolones
no causan dolor alguno, otras veces pueden ser muy dolorosos, los tratamientos incluyen plantillas y dispositivos para dar apoyo al pie y al talón. A veces es necesario una intervención quirúrgica.